Научете повече за разработчика на този сайт - Web IT Solutions ltd, фирма за изработка на сайтове и магазини
  • Cómo manejar las quemaduras y la tensión en el cuello después del tratamiento de laringectomía y la radiación

    Tratamiento de cabeza y cuello después de la laringectomía

    La radiación es una herramienta eficaz para controlar el cáncer; alrededor de dos tercios de los pacientes diagnosticados de cáncer son tratados con radioterapia.

    Independientemente de las nuevas mejoras en las técnicas de irradiación, la mayoría de los pacientes siguen experimentando efectos secundarios del tratamiento.

    La dermatitis aguda es un resultado adverso común de la radioterapia, que se produce en aproximadamente el 95% de los clientes tratados con esta modalidad.

    Las reacciones cutáneas a la radiación son fácilmente visibles y varían desde un pequeño eritema hasta la úlcera y la necrosis.

    La gravedad de la reacción depende de la dosis de radiación y del tamaño del campo, de la calidad y la circulación de la radiación, del uso de quimioterapia concurrente y de factores particulares.

     

    Las personas con cáncer de cabeza y cuello experimentan con frecuencia efectos adversos.

     

    Algunos efectos desaparecen después del tratamiento; otros necesitan una gestión continua y/o rehabilitación.

    Esto puede ser por unas semanas o puede ser de larga duración.

    Es posible que después de la cirugía necesite terapia para aprender a comunicarse o hablar con otros métodos.

    Es bueno que se familiarice con la sensación de su cuello después de la cirugía de los cánceres de cabeza y cuello.

    La piel de esta zona puede sentirse más tensa una vez que haya sanado.

    Asimismo, puede ser desigual y con baches al tacto.

    Los signos de recuerdo de la radiación son causados por la hinchazón en un área que fue tratada anteriormente con radiación.

    Una erupción cutánea caracterizada por la inflamación, la hinchazón y/o la formación de ampollas en la piel, identifica la reacción.

    La erupción suele ser dolorosa y puede parecerse a una quemadura solar extrema.

    Los representantes de la quimioterapia más típicamente conectados con el retiro de la radiación consisten en Docetaxel (Taxotere), Paclitaxel (Taxol), Gemcitabine (Gemzar), Capecitabine (Xeloda), y Doxorubicin (Adriamycin).

     

    Cambios físicos en la cabeza y el cuello después del tratamiento.

     

    Es posible que sientas el cuello rígido cuando muevas la cabeza.

    Esto puede restringir el movimiento del cuello y hacer que levantar el brazo sea un reto.

    Las lesiones nerviosas suelen recuperarse en 12 meses, y la sensación debería volver en muchos casos.

    En muchos casos, estos problemas pueden ser irreversibles.

    Puede estar adormecida en algunas partes, especialmente alrededor de la cicatriz.

     

    Esto suele mejorar con el tiempo, pero no siempre desaparece por completo.

     

    Algunas personas tienen dolores de cuello o de oído.

    El malestar puede presentarse en forma de convulsiones, que duran un par de segundos antes de desaparecer.

    A medida que la cicatriz se va curando, es posible que experimente algunos «pinchazos» mientras los nervios se reparan.

    El cuello también puede ser más consciente del tacto, el calor o el frío.

    Un suave masaje con una crema o aceite no perfumado mantendrá la piel flexible y ayudará a aplanar la línea de la cicatriz.

    Casi tres años después de la operación, a menudo siento el cuello muy tenso.
    En algunos casos, tengo la sensación de que me constriñe, sobre todo cuando hace frío, viento o humedad».
    Nina

     

    La sequedad de boca es habitual si las glándulas salivales se han dañado o eliminado y ya no producen saliva.

     

    Cómo lidiar con las quemaduras y la tensión en el cuello después del tratamiento de laringectomía y la radiación boca seca
    Las úlceras bucales se producen con frecuencia durante la quimioterapia y la radioterapia.

    Esto puede dificultar el comer, consumir o hablar.

     

    Puede experimentar cambios en el olfato, el gusto y el apetito.

     

    Estas modificaciones suelen ser momentáneas, pero algunos individuos pueden perder completamente el sentido del olor.
    El problema de la deglución es común y puede ser manejado usando ejercicios, medicamentos y un plan de dieta.

    La alimentación por sonda podría funcionar si tiene problemas para comer.

    Es posible que tenga una traqueotomía o estoma para ayudarle a respirar.

    Se ofrece asistencia.

    La cirugía puede alterar su aspecto.

    Busque sugerencias de un consejero o psicólogo si descubre que esto es estresante o incómodo.

    La eliminación de los ganglios linfáticos puede provocar la pérdida de la función nerviosa.

    Asimismo, puede provocar una hinchazón en el cuello o en una extremidad (linfedema).

    Un especialista en linfedema puede ayudar a mejorar la hinchazón.

    La eliminación de los ganglios linfáticos del cuello puede provocar, en algunos casos, una acumulación de líquido en los tejidos, lo que provoca rigidez e hinchazón.

    Esto se llama linfedema.

    A veces, a lo largo de la cirugía de los ganglios linfáticos en el cuello, el nervio accesorio de la columna vertebral está herido.

    Normalmente, este nervio envía mensajes al músculo del hombro.

    Si está dañado, el hombro puede sentirse rígido, incómodo o más débil que antes.

     

    Manejo de los efectos tardíos del tratamiento de cabeza y cuello después de la laringectomía

     

    Si el nervio sólo se ha magullado, normalmente se cura en pocos meses.

    Sin embargo, si se elimina, el músculo del hombro se va reduciendo y debilitando.

    Esto puede provocar modificaciones a largo plazo en la forma y posición del omóplato.

    Las modificaciones en el cuello y los hombros pueden tardar hasta 6 meses en desarrollarse.

    Es común que la tensión en el cuello y los hombros se desarrolle antes de tener cualquier dolor.

    Es necesario que cualquier rigidez se revise lo antes posible.

    Esto disminuirá la amenaza de desarrollar un hombro congelado.

    Es cuando el tejido que rodea al hombro acaba hinchado, rígido y doloroso.

    Fisioterapeutas, que proporcionan ejercicios y tratamientos para ayudar a la disminución del movimiento en la mandíbula, el cuello o los hombros y motivar actividades físicas seguras.

    Un fisioterapeuta puede ayudar a reducir las molestias y mejorar el movimiento, la postura y la función.

    Su fisioterapeuta también puede sugerirle que utilice una férula postural para apoyar el hombro.

    Algunos ejercicios rutinarios suaves ayudarán a conservar las series de movimiento de la mandíbula, el cuello y los hombros.

     

    El fisioterapeuta puede sugerir:

    • ejercicios para el cuello o los hombros
    • cambios de postura
    • masaje
    • alivio del dolor
    • métodos seguros para volver a hacer ejercicio.

    Si se somete a un tratamiento dental restaurador después de un tratamiento contra el cáncer, es posible que le resulte incómodo pasar largos periodos tumbado en el sillón del dentista.

    Hable con su dentista sobre la posibilidad de operar en una posición más cómoda o de dividir el tratamiento en visitas más cortas.

     

    Cicatrices en el cuello

     

    La cirugía para extirpar los ganglios linfáticos del cuello, llamada disección del cuello, puede provocar modificaciones en el cuello y el hombro.

    Después de la operación, a medida que la cicatriz se va curando, acaba siendo más tensa y gruesa.

    La radioterapia después de un tratamiento quirúrgico también puede provocar modificaciones en el tejido en el lugar del tratamiento.

    Tengo una cicatriz de disección de cuello de oreja a oreja e incluso después de casi 8 años todavía puedo sentirla sensible y tensa (más cuando hace frío). Los nervios de la cara y el cuello también pueden «cosquillear». La enfermera de mi distrito me recomendó utilizar Bio-Oil en las cicatrices y sí que ayuda’.
    J
    oyce

    Cuidado de la piel durante el tratamiento

     

    Cómo lidiar con las quemaduras y la tirantez del cuello después del tratamiento de laringectomía y el cuidado de la piel por radiación

    Siga las normas de este folleto durante y después del tratamiento, hasta que su piel esté totalmente recuperada:

     

    1. Puede bañarse o ducharse utilizando agua tibia.

    Utiliza uno que esté pensado para pieles delicadas o secas si necesitas jabón.

    Aclarar bien la piel y secarla con cuidado.

    No frote la piel en los campos de tratamiento.

    1. Evitar el calor.

    Abstenerse de usar almohadillas térmicas, agua muy caliente en el baño o la ducha, o bolsas de agua caliente.

    1. Evita el frío.

    No permita que la piel se enfríe con hielo o con agua o aire extremadamente frío.

    1. Evite la luz solar o las lámparas solares en el lado del tratamiento.

    Cuando esté al aire libre, mantenga el lugar cubierto con ropa.

    Utiliza un protector solar con FPS de 30 o superior si la ropa no cubre toda la zona.

    1. Evite frotar o restregar la piel del lado del tratamiento.

    Utilice ropa suelta, de algodón, que permita una excelente circulación del aire. Evita la ropa de nylon o sintética.

    Estos tejidos tienden a retener la humedad junto a la piel. La ropa que se ata puede irritar la piel tratada.

    1. Evitar el uso de cinta adhesiva en la piel tratada.
    1. No aplique nada sobre la piel tratada a menos que lo apruebe su profesional médico o enfermera.

    Esto incluye aceites de baño, fragancias, polvos para bebés y lociones.

    Recomendaremos una crema hidratante para la piel si prevemos una reacción cutánea. Utilícelo todos los días según las instrucciones.

    Téngalo en cuenta: Su piel debe estar seca y limpia antes de cada tratamiento.

    Puedes usar lociones de 2 a 4 veces al día para ayudar a que tu piel se sienta mucho mejor.

    No utilice cremas 1-2 horas antes de su tratamiento.

     

    El aloe vera es un tratamiento herbario antiinflamatorio con una larga historia.

     

    De hecho, se ha informado de que tiene un impacto protector contra los daños de la radiación en la piel.

    El aloe vera contiene 75 componentes posiblemente activos, entre los que se incluyen vitaminas, enzimas, minerales, azúcares, lignina, saponinas, ácidos salicílicos y aminoácidos6.

    El aloe vera se ha utilizado comúnmente para el tratamiento de la dermatitis por radiación; un estudio de investigación realizado en 1995 en los institutos del Grupo de Oncología para el Tratamiento de la Radiación sugirió que la mitad utilizaba regularmente el gel de aloe como tratamiento profiláctico.

    A pesar de este largo historial en el tratamiento de la dermatitis por radiación, el Aloe vera no es un elemento típico de las guías de práctica estándar actuales.

    Cómo lidiar con las quemaduras y la tensión en el cuello después del tratamiento de laringectomía y la radiación ALOE 2

    Si el tratamiento se realiza a última hora del día, puede utilizar un producto cutáneo para el dolor de boca y garganta.

    La mayoría de los pacientes tendrán enrojecimiento y molestias en el revestimiento de la boca y la garganta.

    Estos signos durarán de cuatro a seis semanas después de terminar los tratamientos.

    Los pacientes también pueden tener sequedad de boca.

    La cantidad de saliva en la boca se reducirá y acabará siendo más espesa si se tratan las glándulas salivales.

    Este signo puede empeorar durante el primer año después de terminar el tratamiento.

     

    Por favor, repase estos síntomas con su médico o enfermera especialista en radiación.

     

    Cómo lidiar con las quemaduras y la tensión en el cuello después del tratamiento de laringectomía y el médico de radiación

    Cuida mucho tu boca y tus dientes.

    Cepille los dientes, la parte superior de la lengua y el interior de la mejilla con un cepillo de dientes suave.

    Un hilo dental o una jeringa de pera también pueden ayudar a ordenar cuidadosamente.
    Puedes usar el hilo dental, pero hazlo con cuidado.

    Enjuáguese la boca con frecuencia para mantenerla húmeda.
    Mezclar 1 cdta. sal y 1 cucharadita. bicarbonato de sodio en 1 qt. de agua.

    Lávese la boca y enjuáguese cada dos horas mientras esté despierto.

    Inicie el enjuague antes de que tenga algún síntoma.

    Haz los enjuagues hasta que tu boca se cure.

    Si el enjuague quema sus tejidos, disminuya la cantidad de sal.

    Hacer el enjuague de antemano.

    Es más probable que lo utilice, si está listo para usarlo.

    Siga utilizando los enjuagues de sal y sosa, si su saliva acaba siendo espesa y con cuerda.

    También puedes comprar limpiadores bucales sin alcohol.

    Cambie entre los enjuagues de sal y soda y los enjuagues comprados en la tienda.

    Evite los enjuagues bucales que contienen alcohol, como Scope, Cephacol y Listerine.

    Irritan y secan aún más la boca y la garganta.

     

    Consume de 8 a 12 vasos de líquido al día y mastica chicle sin azúcar.

     

    Ambos ayudarán a enfriar la saliva.

    Pregunte a su médico o enfermera sobre el uso de saliva artificial.

    El dolor de boca y garganta puede dificultar la deglución y la alimentación.

    Si tiene un dolor de garganta que le dificulta comer y beber, coméntelo con su médico o enfermera.

     

    Ejercicios de cuello y hombros

     

     

    Los músculos que rodean la cabeza y el cuello pueden quedar tensos y sobrecargados después del tratamiento quirúrgico.

    Su fisioterapeuta los examinará y le mostrará los ejercicios que pueden ayudarle.

    Los estiramientos y los masajes pueden ayudar a reducir la tensión y el dolor.
    Funcionan mejor cuando se hacen de forma rutinaria.

     

    Deberá realizar ejercicios de cuello durante el resto de su vida, si tiene rigidez de cuello después de la radioterapia.

     

    Su fisioterapeuta puede enseñarle a realizar ejercicios para mejorar el movimiento y reducir el dolor.

    Realizar estos entrenamientos de forma rutinaria puede ayudar a evitar un hombro congelado.

    Es posible que le den una banda de tensión flexible o un peso ligero para hacer ejercicio.

     

    A medida que mejore su fuerza y el movimiento de la cabeza y el cuello después del tratamiento de laringectomía, puede aumentar lentamente la tensión o el peso del elástico.

     

    Esto se llama entrenamiento de resistencia progresiva.

    Los efectos en el hombro pueden ser más graves si el nervio accesorio de la columna vertebral, que envía mensajes al músculo del hombro, se ha eliminado o está permanentemente dañado.

    Un fisioterapeuta puede utilizar correas específicamente diseñadas o un aparato ortopédico (una órtesis) para apoyar el brazo y mantener el hombro en la mejor posición.

    Esto puede reducir el dolor y ayudarle a utilizar el brazo.

    ‘Después de un mes, seguía luchando con el desodorante en rollo. No pude extender el brazo izquierdo lo suficiente para aplanar la superficie de la axila. Llevar ropa que tuviera que pasar por encima de la cabeza era imposible. Cuatro meses después, la distinción es fantástica. Sin embargo, todavía siento el hombro un poco ladeado y ya no puedo encoger el hombro tanto como la oreja».
    Margaret

     

    Postura de la cabeza y el cuello después de la laringectomía

     

    Después de la operación, puede resultar mucho más fácil sentarse en posición caída.

    Intente no hacerlo, ya que puede fomentar la debilidad y la tensión muscular.

    Una postura excelente es muy importante y ayudará al movimiento del cuello y los hombros.

    Puedes hacer cosas para ayudar a tu postura:

    • Mírate en el espejo, para inspeccionar la posición de la cabeza y los hombros.
    • A continuación, siéntese con la parte inferior de la espalda apoyada, o póngase directamente de pie con los hombros hacia atrás, pero sin que se le muevan.
    • Esto pondrá sus articulaciones y tejidos blandos en una posición excelente.
    • Practica hasta que te sientas como en tu postura habitual.

     

    El masaje como tratamiento para la cabeza y el cuello después de una laringectomía

     

    Cómo lidiar con las quemaduras y la tensión en el cuello después del tratamiento de laringectomía y el masaje de radiación

    Cuando el tejido cicatrizal se haya curado, un masaje firme y rutinario ayudará a aliviar la tirantez.

    Utilizar un aceite o crema no perfumada.

    Su enfermera o fisioterapeuta puede revelarle a usted, o a un familiar o amigo, cómo realizar el masaje.

    Alivio del dolor

    Su médico puede recetarle analgésicos habituales.

    Informe a su médico si su dolor no mejora.

    Pueden aumentar la dosis o cambiar sus analgésicos.

     

    Si las molestias se deben a una tensión en el cuello o el hombro, la fisioterapia y el ejercicio también pueden ayudar.

     

    El tratamiento para la respuesta es principalmente de apoyo, al principio eliminando la fuente de la respuesta (es decir, cesando el fármaco de quimioterapia responsable).

    Pueden utilizarse medicamentos como los corticosteroides y los antiinflamatorios.

    Es difícil predecir quién reaccionará a un determinado medicamento de quimioterapia después de la radioterapia.

    La retirada de la radiación es menos frecuente cuando el intervalo de tiempo entre la radioterapia y la quimioterapia es más largo.

     

    Los factores a tener en cuenta, además de la retirada de la radiación, suelen ser más cruciales a la hora de elegir el momento de los tratamientos de quimioterapia.

     

    Tratamiento de la cabeza y el cuello tras una laringectomía, Labex Trade
    Consuma una gran cantidad de verduras de hoja verde todos los días para ayudar a aumentar el sistema inmunológico de su cuerpo.

    Vea algunos de nuestros productos para el cuidado del estoma y los dispositivos Labex para la electrolaringe.

    Por favor, considere unirse a nuestro Centro de Apoyo Labex para Laringectomizados grupo de FB:.

    https://www.facebook.com/groups/801546370394224.

    Deja un comentario