Научете повече за дизайна и изработката на този сайт, като последвате линка тук.
  • Laringectomía – Cómo manejar el dolor de la radiación

    Cómo manejar el dolor de la radiación – La vida después de la radioterapia

     

    ¿Qué esperar y cómo manejar el dolor de la radiación? ¿Cómo cuidarse una vez finalizada la radioterapia?

    Una vez finalizado el tratamiento de radioterapia, es importante seguir cuidándose. Independientemente del tipo de cáncer que haya padecido, deberá someterse a revisiones periódicas y, posiblemente, a pruebas de laboratorio y radiografías para determinar el éxito del tratamiento y si necesita una terapia adicional.

    ¿Qué tan difícil es manejar el dolor de la radiación?

     

    ¿Qué tan peligrosa es la radiación?

    La dosis de radiación puede medirse de numerosas maneras. Algunas de las unidades utilizadas son Grays, Sieverts, movimientos oculares rápidos y rads. Se utilizan con un método similar, aunque 1 rad equivale a 0,01 Gray.

    Por debajo de 30 rads: Se producirán signos leves en la sangre

    De 30 a 200 rads: La persona puede enfermar.

    De 200 a 1.000 rads: El individuo puede acabar gravemente enfermo.

    Más de 1.000 rads: Esto será fatal.

    La enfermedad por radiación o el síndrome de radiación grave (ARS) se diagnostica cuando:

    Una persona recibe más de 70 rads de una fuente externa a su cuerpo

    La dosis afecta a todo el cuerpo, o a la mayor parte de él, y tiene la capacidad de penetrar en los órganos internos.

    La dosis se obtiene en poco tiempo, normalmente en minutos.

    Una persona que experimenta una explosión atómica recibirá 2 dosis de radiación, una a lo largo de la oleada, y otra por la lluvia radiactiva, cuando las partículas radiactivas flotan hacia abajo después de la oleada.

     

    Preocupaciones importantes que vale la pena plantear

    Cómo manejar el dolor de la radiación no será su única preocupación importante. Estas son algunas de las preguntas que podría hacer a su profesional médico después de haber completado el tratamiento de radiación:

     

    • ¿Con qué frecuencia tengo que volver a las revisiones?
    • ¿Por qué necesito más radiografías, exploraciones o análisis de sangre?
    • ¿Qué nos informan los resultados de las comprobaciones?
    • ¿Necesitaré quimioterapia, cirugía u otros tratamientos?
    • ¿Cómo entenderán los médicos si me he curado del cáncer?
    • ¿Qué posibilidades hay de que vuelva?
    • ¿Con qué rapidez puedo ir a trabajar y participar en deportes o actividades sexuales?
    • ¿Tengo que tomar alguna medida preventiva especial?
    • ¿Necesito un plan de alimentación único?
    • ¿Debo hacer ejercicio?
    • ¿Puedo utilizar una prótesis?
    • ¿En cuánto tiempo puedo hacerme la cirugía estética?

     

    Efectos secundarios de la radioterapia

     

    Efectos secundarios de la radioterapia

    Es fundamental tener en cuenta que cada persona responde de forma diferente al tratamiento.

    Cualquier efecto secundario que pueda tener depende del tipo y la localización del cáncer, de la dosis de radiación que se administre y de su estado de salud general.

    Algunas personas tienen pocos o ningún efecto secundario, mientras que otras tienen muchos.

     

    ¿Duración de los efectos negativos?

     

    Cómo manejar el dolor de la radiación no será su única preocupación importante.

    Tenga en cuenta que el tipo de efectos secundarios de la radiación que puede tener depende de la dosis y el programa prescritos.

    Muchos efectos secundarios desaparecen a los pocos meses de terminar el tratamiento.

    Algunos efectos adversos pueden continuar una vez finalizado el tratamiento, ya que las células sanas tardan algún tiempo en recuperarse de la radiación.

     

    Los efectos negativos pueden limitar su capacidad para hacer algunas cosas.

     

    Lo que puedas hacer dependerá de cómo te sientas.

    Algunos pacientes son capaces de ir a tomar el placer o el trabajo de recreación, mientras que reciben la terapia de radiación Otros descubren que requieren más descanso de lo habitual y no puede hacer tanto.

    Si tiene efectos negativos que son irritantes y repercuten en sus actividades cotidianas o en su salud, el médico puede suspender sus tratamientos durante un tiempo, modificar el calendario o cambiar el tipo de tratamiento que está recibiendo.

    Informe a su equipo de atención al cáncer sobre cualquier impacto secundario que observe para que puedan ayudarle con él.

     

    Impactos tempranos y tardíos de la radioterapia

     

    Los primeros resultados secundarios tienen lugar durante o poco después del tratamiento. Otros impactos secundarios tempranos suelen estar asociados a la localización que se está tratando, como la caída del cabello y los problemas bucales cuando se administra la radioterapia en esta localización.

    Los efectos negativos tardíos pueden tardar meses e incluso años en desarrollarse. Pueden producirse en cualquier tejido normal del cuerpo que haya recibido radiación. El peligro de que se produzcan efectos adversos tardíos depende de la zona tratada, además de la dosis de radiación que se haya utilizado. La preparación consciente del tratamiento puede ayudar a evitar efectos secundarios graves a largo plazo.

    Siempre es mejor hablar con su oncólogo de radioterapia sobre el peligro de los efectos secundarios a largo plazo.

     

    Efectos negativos básicos típicos de la radioterapia.

     

    Cómo manejar el dolor de la radiación, Labex Trade

    Cansancio

    El cansancio es sentirse agotado física, psicológica y mentalmente. Es muy típico en personas con cáncer y suele ocurrir con el tratamiento de radiación. La mayoría de las personas comienzan a sentirse cansadas después de unas semanas de radioterapia.

    Esto ocurre porque los tratamientos de radiación destruyen algunas células sanas además de las células cancerosas. El cansancio suele empeorar a medida que avanza el tratamiento.

    La tensión de la enfermedad y los desplazamientos diarios para recibir tratamiento pueden agravar el cansancio. Manejar el cansancio es una parte vital del cuidado.

    La fatiga que se siente a lo largo del tratamiento de radiación es diferente de la fatiga de la vida cotidiana, y puede que no mejore con el descanso.

    Puede durar mucho tiempo y obstaculizar sus actividades habituales.

    Sin embargo, suele desaparecer con el tiempo una vez finalizado el tratamiento.

    El mejor procedimiento de cansancio proviene de su propio informe a su grupo de atención al cáncer.

    También puede utilizar una escala de 0 a 10, en la que un 0 indica que no hay fatiga y un 10 es el peor cansancio que pueda imaginarse.

    Sea cual sea la forma que elijas, es esencial que describas tu fatiga a tu grupo de atención al cáncer.

    Asegúrate de hablar con ellos si:

    • Su cansancio no mejora, sigue regresando o empeora.
    • Estás más agotado de lo normal durante o después de una actividad.
    • Te sientes agotado y no está relacionado con algo que hayas hecho.
    • Acabas desconcertado o no puedes centrar tus ideas.
    • No se puede subir durante más de 24 horas.
    • Su cansancio perturba su vida social o su régimen cotidiano.
    • Habla con tu empleador si necesitas ausentarte del trabajo.

     

    Cómo manejar el dolor de la radiación: fatiga

     

    El cansancio que siente por el cáncer y la radioterapia es diferente de otras veces en las que se ha sentido cansado.

    Es una fatiga que no mejora con el descanso y que puede impedirte hacer las cosas que normalmente haces, como ir al trabajo o pasar tiempo con la familia y los amigos.

    También puede parecer diferente de un día a otro, lo que hace difícil prepararse para ello.

    Incluso puede cambiar la capacidad de seguir la estrategia de tratamiento del cáncer.

     

    Cómo manejar el dolor de la radiación: Problemas de piel

     

    Laringectomía - Cómo manejar el dolor de los problemas de la piel de la radiación

    Su piel en la zona de tratamiento con radiación podría tener un aspecto rojo, inflamado, con ampollas, quemado por el sol o bronceado. A veces se denomina dermatitis por radiación.

    Estos problemas suelen desaparecer gradualmente una vez finalizado el tratamiento. Sin embargo, a veces la piel curada seguirá siendo más oscura y puede ser más sensible que antes.

    Tienes que ser suave con tu piel.

    He aquí algunos métodos para hacerlo:

    • No utilice ropa ajustada, de textura áspera o rígida sobre el lugar de tratamiento. Esto incluye cualquier cosa ajustada o elástica que apriete la zona.
    • No frote, restriegue, rasque ni utilice cinta adhesiva para tratar la piel. Si hay que cubrir o vendar la piel, utilice cinta adhesiva de papel u otra cinta para pieles sensibles. Intente poner la cinta fuera del lugar de tratamiento, y no ponga la cinta exactamente en el mismo lugar cada vez.
    • No aplique calor o frío (como una almohadilla térmica, una lámpara de calor o una bolsa de hielo) en la zona de tratamiento sin hablar con su equipo de atención al cáncer. Incluso el agua caliente puede dañar su piel, así que utilice sólo agua tibia para lavar la zona curada.

    • Asegure el lugar curado del sol. Su piel podría ser adicional consciente sol. Si es posible, cubra la piel tratada con ropa protectora contra los rayos UV o de color oscuro antes de salir al exterior. Pregunte a su equipo de atención al cáncer si debe usar protector solar. Si es así, utilice un protector solar de amplio espectro con un factor de defensa solar (FPS) de al menos 30. Vuelva a aplicar el protector solar con frecuencia. Siga ofreciendo a su piel una defensa adicional contra los rayos del sol, incluso después de que termine el tratamiento de radiación.
    • Utilizar sólo agua tibia y jabón moderado. Tenga cuidado de no borrar las marcas de tinta necesarias para su tratamiento de radiación hasta que haya terminado.
    • Consulte a su grupo de atención al cáncer antes de afeitar la zona tratada. Es posible que le recomienden que utilice una afeitadora eléctrica.
    • Pregunte a su grupo de atención al cáncer antes de utilizar cualquier cosa en la piel de la zona de tratamiento. Esto incluye polvos, cremas, fragancias, desodorantes, aceites corporales, ungüentos, lociones, productos de depilación o remedios caseros naturales mientras te tratan y durante varias semanas después. Muchos productos cutáneos pueden dejar una capa en la piel que puede provocar irritación, y algunos podrían incluso afectar a la dosis de radiación que entra en el cuerpo.

     

    Pérdida de cabello

     

    Laringectomía - Cómo manejar el dolor de la pérdida de cabello por radiación

     

    La radioterapia puede provocar el adelgazamiento o la pérdida del cabello en la zona tratada. La radiación en la cabeza puede provocar la pérdida de una parte o de todo el pelo de la cabeza (incluso de las cejas y las pestañas), pero si recibe tratamiento en la cadera, no perderá el pelo de la cabeza.

    Muchas personas descubren que su cabello vuelve a crecer después de terminar el tratamiento, sin embargo puede ser difícil manejar la pérdida de cabello. Cuando vuelva a crecer, el pelo puede ser más fino o tener una textura diferente a la que tenía antes. Si tiene alguna inquietud o preocupación sobre la caída del cabello, pregunte a su equipo de atención al cáncer.

    Si se le cae el pelo, el cuero cabelludo puede estar sensible y puede desear cubrirse la cabeza. Su lugar de trabajo de la Sociedad Americana del Cáncer podría ayudarle a conseguir sombreros o pelucas.

     

    Recuentos sanguíneos bajos

     

    En raras ocasiones, la radioterapia puede desencadenar modificaciones en los niveles de recuento sanguíneo. Si los análisis de sangre revelan recuentos sanguíneos bajos, se puede interrumpir el tratamiento durante una semana aproximadamente para permitir que los recuentos sanguíneos vuelvan a ser normales.

    Debido al impacto de la radiación en las células sanguíneas producidas en la médula ósea, se producen recuentos bajos de células sanguíneas.

    Los recuentos bajos de células sanguíneas son más típicos si se recibe quimioterapia al mismo tiempo que la radioterapia o si la zona de tratamiento consiste en los huesos de la pelvis (donde se producen numerosas células sanguíneas). Los recuentos bajos de células sanguíneas no suelen ser suficientes para provocar problemas. Cuando se interrumpe el tratamiento durante un par de días, los recuentos de células sanguíneas suelen recuperarse.

    La anorexia nerviosa puede comenzar en las primeras semanas de la radioterapia y puede continuar después de haber terminado el tratamiento.

    Los efectos secundarios, como el dolor de boca, la sequedad de boca, los problemas para tragar y las náuseas y los vómitos, pueden provocar la pérdida de apetito.

    La radioterapia en la zona de la cabeza y el cuello puede provocar cambios momentáneos en el gusto o el olfato, lo que puede hacer que los alimentos parezcan menos sabrosos. A algunas personas les disgusta la comida por completo y no comen, aunque entienden que lo necesitan.

    Mantener una buena nutrición durante y después de la radioterapia es necesario para ayudar a la persona a recuperarse del tratamiento.

    Las náuseas y los vómitos pueden ser efectos adversos habituales de la radioterapia externa, sobre todo si la localización del tratamiento incluye el estómago y el abdomen.

    También puede producirse como un efecto secundario básico, independientemente del lugar en el que se trate. La enfermedad por radiación suele desaparecer un par de semanas después de terminar el tratamiento de radiación.

     

    Cómo manejar los dolores de la radiación

     

    Laringectomía - Cómo manejar el dolor de la radiación que maneja los dolores

     

    ¿Cómo manejar el dolor de la radiación?

    Algunos pacientes necesitan ayuda para controlar el dolor que suele producirse en la zona de tratamiento tras la radioterapia.

    No debe utilizar una almohadilla térmica o una compresa caliente para eliminar las molestias en cualquier zona tratada con radiación.

    Para algunas personas puede ser suficiente con un medicamento para el malestar.

    Pregunte al médico sobre los medicamentos recetados u otras técnicas de alivio si tiene un dolor intenso.

    Sea lo más concreto posible al informar al profesional médico sobre sus molestias, para que pueda recibir el mejor tratamiento para ellas. Si no puede conseguir un remedio para el dolor, es posible que desee hablar con un médico que sea un profesional del malestar.

    Debido al hecho de que el malestar puede ser aún peor cuando usted está preocupado o asustado, podría ayudar a tratar de ejercicios de relajación. Otros métodos como la hipnosis, la biorretroalimentación y la acupuntura también pueden ser útiles.

    Después del tratamiento del cáncer, es probable que sea más consciente de cómo se siente su cuerpo. Si nota algún signo poco común, asegúrese de comentarlo con su médico.

    Estos consisten en:

    • Dolor que no desaparece, específicamente si es constantemente en el mismo lugar
    • Bultos, protuberancias o hinchazón
    • Náuseas, vómitos, diarrea o pérdida de apetito
    • Reducción de peso inexplicable
    • Fiebre o tos que no desaparece
    • Erupciones, hinchazones o hemorragias poco frecuentes

    Si está recibiendo tratamiento de radiación en la cabeza o el cuello

     

    Las personas que reciben radiación en la cabeza y el cuello pueden tener efectos secundarios como:

     

    • Molestias (o quizás llagas abiertas) en la boca o la garganta
    • Boca seca
    • Dificultad para tragar
    • Modificaciones en el gusto
    • Náuseas
    • Dolores de oído
    • Caries dental
    • Hinchazón en las encías, la garganta o el cuello
    • Pérdida de cabello
    • Cambios en la textura de la piel
    • Rigidez de la mandíbula

     

    Cómo cuidar la boca durante el tratamiento

     

    Si recibe radioterapia en la cabeza o el cuello, debe cuidar bien sus dientes, encías, boca y garganta.

    He aquí algunas sugerencias que pueden ayudarle a gestionar los problemas bucales:

    • Evite los alimentos picantes y ásperos, como las verduras crudas, las galletas secas y los frutos secos.
    • No coma ni beba alimentos o bebidas extremadamente calientes o muy fríos.
    • No fume, ni mastique tabaco, ni beba alcohol, ya que pueden empeorar las úlceras bucales.
    • Aléjate de las golosinas azucaradas.
    • Pida a su equipo de atención al cáncer que le sugiera un buen enjuague bucal. El alcohol de algunos enjuagues bucales puede secar e irritar los tejidos de la boca.
    • Enjuáguese la boca con agua salada tibia y sosa cada 1 o 2 horas según sea necesario. (Utiliza 1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en 1 litro de agua).
    • Tome bebidas frías con frecuencia a lo largo del día.
    • Come dulces sin azúcar o mastica chicle para ayudar a mantener la boca húmeda.
    • Humedezca los alimentos con salsas y salsas para que sean más fáciles de consumir.
    • Pregunte a su grupo de atención al cáncer sobre los medicamentos que le ayudarán a tratar las llagas en la boca y a controlar las molestias al consumir.

    Si estas medidas son insuficientes, pida sugerencias a su equipo de atención al cáncer.

    La sequedad bucal puede ser un problema incluso después de terminar el tratamiento. Hable con su equipo sobre lo que puede hacer en ese caso.

    Cómo cuidar los dientes durante el tratamiento.

    La radioterapia en la cabeza y el cuello puede aumentar las posibilidades de padecer caries. Esto es especialmente real si tiene la boca seca como resultado del tratamiento.

    Pida a su experto en odontología que hable con su médico especialista en radiación antes de comenzar el tratamiento. La radiación (y la sequedad de la boca) pueden dañarlas hasta el punto de tener que eliminarlas de todos modos, y esto puede ser más difícil de hacer después de que comience el tratamiento.

    Es posible que ya no encajen bien debido a la inflamación de las encías si llevas dentadura postiza. Es posible que tenga que dejar de usarlas hasta que termine la radioterapia para evitar que las llagas se infecten si su dentadura postiza provoca llagas.

    Su dentista puede querer verle durante la radioterapia para revisarle la dentadura, hablarle sobre el cuidado de la boca y los dientes y ayudarle a solucionar cualquier problema.

    Lo más probable es que se le informe de ello:

    • Limpie sus dientes y encías con un cepillo extremadamente suave después de las comidas y al menos otra vez cada día.
    • Utilice una pasta de dientes con flúor que no contenga abrasivos.
    • Enjuáguese bien la boca con agua fría o con una solución de bicarbonato sódico después de cepillarse. (Usar 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en 1 cuarto de agua).
    • Pregunte a su experto en odontología o a su grupo de atención al cáncer si esto está bien a lo largo del tratamiento si suele utilizar el hilo dental. Informe a su equipo de atención al cáncer si esto desencadena una hemorragia u otros problemas.

     

    Volver a trabajar después del tratamiento.

     

    Aunque muchas personas siguen trabajando durante la radioterapia, otras toman la decisión de dejar de trabajar durante un tiempo.

    Puede volver a su tarea tan pronto como se sienta capaz de hacerlo, incluso mientras continúa la radioterapia. Si su tarea requiere levantar objetos o realizar una actividad física intensa, es posible que tenga que cambiar sus actividades hasta que haya recuperado la fuerza.

    Es esencial que descubra sus derechos en relación con su tarea y la cobertura de su seguro médico cuando esté preparado para volver al trabajo.

     

    Comprométase con la actividad física.

     

    Para los pacientes que están dispuestos a ello y que son físicamente activos, hacer ejercicio durante el tratamiento de radiación puede ayudar a combatir el cansancio, los problemas de ánimo y la gestión del estrés.

    Por lo general, no recomendamos iniciar un nuevo programa de entrenamiento extenso durante la radiación.

    También puede examinar este excelente artículo sobre los alimentos que protegen de la radiación.

    ¡ Vea algunos de nuestros productos para el cuidado del estoma y dispositivos de electrolaringe Labex !

    Considere unirse a nuestro Centro de soporte de Labex para laringectomizados Grupo FB :

    https://www.facebook.com/groups/801546370394224.

    Deja un comentario