Уеб дизайн от Web IT Solutions - изработка на сайтове на най-добра цена
  • Técnicas eficaces de recuperación del olfato y el gusto para laringectomizados

    Técnicas de recuperación del olfato y el gusto para laringectomizados

    Los pacientes que se someten a tratamiento para el cáncer de laringe (laringectomía total) se denominan laringectomizados. Aprenderás diversos cuidados e información que conviene recordar, para que tu intervención quirúrgica sea totalmente eficaz y la curación no sea traumática. También Usted aprenderá algunas técnicas de recuperación del olfato y el gusto.

    Después de la operación quirúrgica, se pierden el gusto y el olfato.

    Técnicas de recuperación del olfato y el gusto para laringectomizados, Labex Trade

    El aire deja de pasar por la cavidad nasal, en la que se encuentran los tejidos sensoriales (epitelio) que son los principales responsables del olfato y tienen una función esencial en el gusto.

    Hay formas de aprender a oler y saborear una vez más por completo y tener una mejor calidad de vida.

    Los problemas con el olfato (llamados trastornos olfativos) pueden afectar el hambre, el gusto, la satisfacción de los alimentos y la cantidad de alimentos que consume.

    Casi todas las personas que se han sometido a una laringectomía descubren que no pueden oler las cosas como solían hacerlo. Esto es así porque el aire ya no pasa por la nariz.

    Con la rehabilitación olfativa, se le pueden enseñar métodos que activan el flujo de aire nasal y que pueden ayudarlo a recuperar el sentido del olfato.

    Algunos ejemplos son la maniobra de inducción del flujo de aire nasal y la técnica de "bostezo cortés".

    Las personas que realmente han pasado por un tratamiento quirúrgico no pueden oler si no descubren cómo hacer que el aire pase por sus fosas nasales.

    En este sentido, el sentido del olfato es importante para muchos actos de la vida cotidiana, como encontrar una fuga de gas o un incendio. Aquí hay algunas técnicas de recuperación del olfato y el gusto.

    Técnicas de recuperación del olfato y el gusto para laringectomizados, Labex Trade
    El olfato no se altera en absoluto con la operación, sin embargo, dado que el aire deja de pasar por la nariz, que es donde se encuentra la sensación de olor, no regresa por sí solo.

    A pesar de esto, hay olores que se ven con claridad general, como el tabaco, la gasolina y algunos más. Eso nos dice que no hemos perdido nuestro sentido del olfato.

    Para que no se atrofie con el tiempo, lo que tenemos que hacer son ejercicios para favorecer que el aire pase por la nariz hasta la boca y así favorecer el olfato.

    Para experimentar a qué se parece esto, una persona no laringectomizada puede llevarse una gominola a la boca, manteniendo la nariz cerrada. Mastique la gominola como de costumbre.

    Observará la dulzura, sin embargo, el sabor (naranja vs uva, por ejemplo) es difícil de informar.

    Luego lanza la nariz e inhala. De repente, el sabor termina siendo evidente. Esta capacidad de inhalar por la nariz se pierde y explica el cambio notable en el gusto después del tratamiento quirúrgico.

    Ejercicios

    Técnicas de recuperación del olfato y el gusto para laringectomizados, Labex Trade
    La estrategia que le enseñará el personal de patología del habla también se describe como la "técnica del bostezo cortés".

    Funciona para ayudar a que el aire pase por la nariz y, al hacerlo, también mejorará su capacidad para saborear mejor.

    Muchos laringectomizados han informado que esto hace que los alimentos tengan un sabor más "normal".

    A pesar de descubrir esta maniobra, es posible que aún no sienta que los alimentos saben como tenían antes de su tratamiento quirúrgico.

    Sin embargo, con el tiempo, normalmente durante los primeros 6 a 9 meses, muchos laringectomizados sienten que el sabor de la comida vuelve a ser "normal".

    Un ejercicio es práctico y muy sencillo.

    техника запотевшего зеркала
    Incluye poner un espejo debajo de las fosas nasales y sonarse la nariz, dejando que salga el aire, hasta que el espejo se empañe con la niebla.

    Al principio se empañará muy poco o nada, pero con el tiempo veremos que cada vez hay más niebla.

    Se puede hacer con ambas fosas nasales al mismo tiempo o tapando una y otra alternativamente.

    La inducción del flujo de aire nasal es una estrategia que permite la curación del olor y la mejora del gusto en individuos laringectomizados.

    Es sencillo de realizar y descubrir. No necesita métodos técnicos costosos.

    La curación del olor y el gusto mejora la calidad de vida del paciente, por lo que este método debe estar presente en los extensos protocolos de rehabilitación del cliente laringectomizado.

    Después de una laringectomía general (el tratamiento del cáncer de laringe), todos deben tener en cuenta varios cuidados únicos.

    Dispositivos

    Un dispositivo que se ha utilizado para restaurar la función olfatoria en estos pacientes es el bypass de laringe.

    Hacer uso del dispositivo en casa durante un mínimo de 30 minutos todos los días durante 3 meses para experimentar una mejora estadísticamente considerable en la función olfativa en la medición imparcial (detección de Sniffin 'Sticks).

    Se puede ver una mejoría subjetiva después de 1 semana.

    Las calificaciones de viabilidad mejoraron estadísticamente, sin embargo, el dispositivo siguió siendo difícil de utilizar. En realidad, no se ha estudiado formalmente el uso a largo plazo de la derivación de garganta y esperamos que nuestros hallazgos sirvan de base para un examen adicional.

    Gusto

    LabexTrade.com-вкус

    El gusto no se ve afectado directamente por la operación, a menos que implique la extracción parcial o total de la lengua.

    Como el olor y el gusto se relacionan cuidadosamente al no oler, el gusto pierde fuerza. Por eso la importancia de no dejar que el olor se atrofie demasiado.

    El gusto también se verá afectado, ya que está estrechamente relacionado con el olfato. Pregúntele cómo preparar la comida para que sepa mejor.

    Por otro lado, la mayoría de los laringectomizados reciben muchas sesiones de radioterapia específicamente en el cuello y la boca y eso tiene un impacto directo en el gusto.

    Asimismo, se puede estimular el gusto para que no pierda fuerza.

    Puedes probar diferentes tipos de comida o bebida disfrutándola en tu boca como lo haría un jurado en un concurso gastronómico.

    Después de la cirugía, se pierden el gusto y el olfato.

    Porque el aire deja de pasar a través de la cavidad nasal, en la que hay un tejido sensorial (epitelio) que es principalmente responsable del olfato y tiene una función crucial en el gusto.

    Los problemas con el olfato (llamados trastornos olfativos) pueden afectar sus antojos, sentido del gusto, disfrute de la comida y la cantidad de comida que consume.

    El olfato no se altera en absoluto con la operación, sin embargo, considerando que el aire deja de pasar por la nariz, que es donde se sitúa la sensación de olor, no se estimula. Como el olor y el sabor están estrechamente relacionados al no oler, el sabor pierde fuerza.

    Técnicas de recuperación del olfato y el gusto para laringectomizados

    запах восстановление вкуса
    Para el olfato, el más sensible de nuestros sentidos, basta con que pocas moléculas olorosas lleguen al epitelio olfativo para que el sistema nervioso transmita señales al centro cerebral, que las recibe y distingue miles de olores.

    Con los años la sensibilidad disminuye, pero salvo disfunciones anatómicas, agresiones externas irritantes o nocivas, se mantiene con suficiente capacidad.

    En cuanto al gusto, aunque es independiente del olfato, se ve potenciado por éste, ya que la conexión nerviosa que se origina en las papilas de la lengua comparte el mismo centro receptor en el cerebro.

    Y así como las papilas reciben moléculas de sabor a través de la saliva, el olor requiere que las moléculas entren en la nariz al contacto del aire con los cilios.

    La laringectomía total significa que, al respirar a través del estoma, las vías respiratorias superiores permanecen inactivas - el aire ya no entra y sale por la nariz - y, además, que la salivación disminuye.

    Así, en el caso del olfato se produce anosmia o hiposmia y, en el caso del gusto, se incrementa por deficiencia olfativa, ageusia o hipogeusia. (Pérdida o disminución de la absorción de olores y pérdida o disminución de la capacidad de saborear).

    La capacidad de saborear no suele perderse, aunque sí se ve disminuida y alterada por la falta de olfato, sobre todo si se recibe tratamiento de radioterapia y quimioterapia.

    Sin embargo, en general se está recuperando bien por el simple hecho de comer.

    Aun así, puede suceder que algunos sabores se sientan aumentados y otros disminuidos y este efecto se normalice con el paso del tiempo.

    Algunos todavía tienen hipersensibilidad a los sabores salados y picantes, y cuando han intentado beber un sorbo de vino, han notado mucho el ardor del alcohol y poco el sabor del vino en sí.

    La salivación se recupera bebiendo agua, limitando la ingesta de lácteos, masticando y hablando, pensando también en los alimentos sabrosos y en el estímulo visual que los alimentos pueden provocar; la captación de olores, reactivando el paso del aire por la nariz. De hecho, muchos laringectomizados no alcanzan la atrofia total del sistema olfativo y perciben olores cuyas moléculas tienen una alta concentración ambiental.

    Sin embargo, si no se ejerce algún sistema de inducción del paso del aire por el tracto respiratorio superior que haga que las moléculas olorosas lleguen al epitelio olfatorio, su atrofia puede ser definitiva.

    Normalmente, el problema de la anosmia es que no se le presta atención.

    Lo que es peor, todo apunta a que la gente no sabe que su tratamiento es sencillo y eficaz.

    Y que tendría que ser parte de la rehabilitación de laringectomía realizada por logopedas.

    Otra cosa es que muchos laringectomizados nunca son tratados por un logopeda (que suelen ser mujeres con sensibilidad y dedicación).

    "Comencé la recuperación del olfato precisamente por la actuación de Eulalia Juan, ya mencionada en estos escritos, la logopeda del Hospital Son Llàtzer, que nos enseñó la técnica del" bostezo cortés ", probó su eficacia con el uso del manómetro y ejercicios preparados para la captura y diferenciación de olores.

    Y fue ella quien me dijo dónde podía encontrar información exhaustiva sobre el método de Internet para la recuperación del olfato que se había iniciado en Holanda.

    Por lo que habíamos vivido con Eulalia Juan, comencé a hacer mis pruebas, concibí un simple manómetro, pensé que, para forzar el aire por la nariz, se podía usar un tubo que uniera la tráquea con la boca y así restaurar rápidamente. respirar por la nariz ".

    Si el sistema pituitario nasal se recupera cuando las moléculas olorosas lo alcanzan, lo que hay que hacer es activar el circuito volátil de la nariz.

    Es casi imposible encontrar un modo de activación permanente, pero es fácil respirar periódicamente con el tubo que conecta la tráquea con la boca.

    Un tubo que puede ser eso: un simple tubo flexible, o un tubo de silicona con adaptadores específicos para la boca y el estoma.

    Un artilugio que después he visto que se llama "bypass laríngeo" y que incluso está entre los accesorios clínicos.

    También es posible en cualquier momento y lugar realizar el bostezo cortés.

    Porque lo que sí es evidente es que no basta con hacer ejercicio esporádicamente, la activación del flujo de aire por la nariz debe ser persistente e incluso puede ser beneficiosa para el habla al estimular la inyección de aire en el esófago.

    “El by-pass laríngeo -describe el otorrinolaringólogo José Manuel Morales Puebla- es un tubo que conecta el traqueostoma con la boca del paciente de tal manera que al inhalar el aire entraría por las fosas nasales.

    De allí pasaría a la boca y de la boca a través del tubo hasta los pulmones.

    Al exhalar el aire haría el recorrido inverso, de esta forma se genera un flujo de aire nasal que permite que las partículas olorosas estimulen el epitelio olfatorio.

    La técnica de inducción del flujo de aire nasal consiste en la generación de presiones negativas y positivas en la cavidad bucal a través de los movimientos de la boca de tal manera que estas presiones se transmiten a través de la rinofaringe a las fosas nasales. Esto logra la entrada y salida de aire de ellos.

    Durante el entrenamiento inicial se comprobó el correcto funcionamiento de la técnica con un manómetro de agua, en función de las propiedades de los vasos comunicantes. Se inserta un tubo en forma de 'U' con líquido de color en su interior en un soporte que le da estabilidad.

    Un extremo del tubo está conectado a la fosa nasal y el otro extremo está libre.

    La otra fosa nasal debe estar tapada.

    Al realizar la maniobra de inducción del flujo de aire nasal, se generan presiones negativas y positivas en la cavidad bucal que se transmiten a la nariz. De ahí al tubo y al manómetro.

    " Toda la experimentación realizada por estas sencillas y no invasivas maniobras da resultados altamente satisfactorios : evidenciado por el trabajo realizado y documentado por el Dr. Morales y la logopeda Glòria Vich especialmente sobre la rehabilitación del olfato. Las Prácticas y ejercicios van aumentando progresivamente y retomando la normalidad en la captación de olores y distinción de aromas.

    Glòria Vich, afirma: « Normalmente no se menciona esta consecuencia, las personas con anosmia podrían sentir inseguridad en su vida diaria.

    Por ejemplo, no huela el humo si hay un incendio, no huela el gas si hay una fuga de gas. No son capaces de detectar la mala alimentación o el estado del guiso, no pueden percibir el olor corporal, así como fragancias agradables como chocolate, café, carne, perfumes »

    También cabe mencionar lo que Matilde Otero Losada, del Laboratorio de Investigaciones Sensoriales del Hospital de Clínicas de la UBA e investigadora del CONICET, afirma que el olfato está relacionado con sensaciones y recuerdos.

    El nervio olfativo ingresa directamente al cerebro y envía la información a los bancos de memoria que se encuentran en el hipocampo. Allí se almacenan los datos objetivos, mientras que la amígdala es quien tiene memoria de las emociones. El olfato tiene una memoria episódica, es decir, un solo olor sintetiza una serie de emociones, sensaciones, personas, situación, lugar, clima.

    Por todo lo anterior, debemos afirmar la importancia del tratamiento de la anosmia, ya que es sencillo y accesible en su realización.

    No solo tiene que ser enseñado y realizado en sesiones de logopedia y en centros de rehabilitación para pacientes laringectomizados.

    Es aconsejable fomentar el "bostezo cortés" individual en la vida diaria y utilizar hierbas aromáticas frescas o secas, especias, flores, aromas, agitándolos cerca de la nariz para estimular los cilios.

    Un manómetro muy sencillo y elemental o con un "by-pass laríngeo" casero, que se puede realizar con un tubo de silicona de unos 30 cm y una tetina de biberón para la adaptación al traqueostoma.

    Puede que también le interesen los productos de electrolaringe digital que ofrecemos, como Labex Digital, Labex Comfort, Labex Harmony y Labex Inspiration.

    Considere unirse a nuestro Centro de soporte de Labex para laringectomizados Grupo FB :.

    https://www.facebook.com/groups/801546370394224.

    Deja un comentario